martes, 7 de febrero de 2012

EL VIAJERO SIN PROPÓSITO


Hace doscientos años nacía en una modesta residencia de Portsmouth Charles Dickens, el más popular novelista de la Inglaterra victoriana y uno de los nombres más relevantes de la literatura universal.

Son muchos los acontecimientos preparados para conmemorar este bicentenario, entre los que cabe destacar la exposición que se desarrollará en el Museo de Londres hasta el 10 de junio. “Dickens y Londres” explora la relación del cronista con la City, las condiciones sociales que denunció en su obra y las influencias del teatro en el éxito de la misma. Junto a numerosos retratos y objetos personales es posible contemplar manuscritos y galeradas corregidos por su mano y una película en la que se reinterpretan sus insomnes y fructíferos paseos urbanos.

La British Library contribuye con una más modesta exposición, “Charles Dickens y lo sobrenatural”, que analiza la importancia de los elementos fantasmagóricos –que él entendía como extraños fenómenos psicológicos– tan presentes en su obra. Quizás su cuento más conocido y adaptado sea el famoso “A Christmas Carol”, pero habría que citar otros como “El guardavías”, “El juicio por asesinato”, “El capitán Asesino y el pacto con el Diablo”, “La casa encantada”, y tantas otras joyas del misterio, de las cuales Impedimenta publicó en nuestro país una magnífica antología bajo el título Para leer al anochecer (2010).

Por su parte, el museo Victoria & Albert exhibirá hasta el 1 de abril el manuscrito de David Copperfield; la Filmoteca Británica proyectará hasta el 28 de febrero una muestra de las  principales adaptaciones al cine y la televisión de las obras dickensianas; se realizarán numerosos actos conmemorativos en las casas en las que vivió y en la Abadía de Westminster, en cuya Poet's corner está enterrado; representaciones teatrales, homenajes en Internet y lecturas de sus obras recordaran este año –en el Reino Unido y en todo el mundo la importancia de este infatigable cronista de su tiempo.

Robert William Buss. Dicken's dream (1875)
Robert William Buss. Dickens's dream (1875)
La obra de Dickens ocupa un merecido lugar de honor en el llamado “siglo de la novela”, una época en que la revolución industrial y el ascenso de una burguesía dominante contribuyeron a la consolidación de aquélla como el genero literario más respetado y leído, crónica de sus cambios, retrato de sus personajes  y tribuna para la denuncia de sus lacras. Balzac, Hugo, Stendhal, Flaubert y Zola en Francia; Gógol, Turguéniev, Dostoievski y Tolstói en Rusia; Galdós, Pardo Bazán, Valera y Clarín en España; Emily y Charlotte Brönte, Thackeray y Dickens en el Reino Unido, son solo una escogida y brillantísima nómina de autores que testimonian el florecimiento de la novela decimonónica. Oliver Twist, David Copperfield, Casa desolada, Tiempos difíciles, La pequeña Dorrit ,Grandes esperanzas, forman parte del legado universal en el que Dickens nos transmitió un  inigualable fresco de su época y dan muestra de su talento y creatividad a la hora de emocionar a sus lectores.

Me detendré ahora a considerar la importancia de la actividad periodística en la vida y obra de Dickens; no ajena tampoco a las de otros grandes autores como Larra o Unamuno en nuestro país o Hemingway, Saramago y García Márquez, por citar tres premios Nobel.

A sus primeras crónicas políticas sobre los debates parlamentarios en el True SunThe Mirror of Parliament les siguió la publicación de Sketches by Boz, una recopilación de artículos aparecidos en  el Evening Chronicle  y el Bell's life in London en el periodo 1833-1836, y que fueron acompañados para la ocasión por los grabados del famoso ilustrador escocés George Cruikshank; Dickens demuestra ya aquí sus grandes dotes de observación y fina ironía al servicio de la descripción de la vida londinense de su época.

Fruto de su colaboración con el dibujante Robert Seymour y tras la muerte de éste con Hablot Knight Browne ("Phiz"), verá la luz Papeles póstumos del club Pickwick, publicada por entregas entre abril de 1836 y noviembre de 1837 en The Morning Chronicle. La obra, traducida por Galdós que admiraba a  Dickens como maestro indiscutible– gozó de un enorme éxito, lo que ayudó a consolidar la fama del novelista y a la difusión del formato por entregas, toda una revolución para la industria editorial y contribución poderosa a la extensión de la lectura entre las distintas capas sociales.

La mayor parte de las grandes novelas de Dickens fueron publicadas inicialmente por entregas semanales o mensuales en periódicos como el Master Humphrey's Clock o el Household Words, y en sus columnas periodísticas destacó igualmente su talento como crítico político, cronista social y perspicaz viajero.

Tras el fallido intento como editor del Daily News, el 30 de marzo de 1850 aparecerá el primer número del Household Words donde promovió nuevos talentos como a su amigo Wilkie Collins. Tras un desacuerdo con los otros editores, en el que tuvo que ver su publicación de una nota exculpatoria respecto a la separación de su mujer, fundó el semanario All the year round, una exitosa empresa con una tirada media de 100.000 ejemplares y en el que gozaba de pleno control financiero y editorial.

Desde 1860 hasta su muerte en 1870, Dickens publicó aquí sus crónicas de The Uncommercial Traveller, una  cuidada selección de las cuales publicó la editorial Gadir en el 2010 bajo el título de El viajero sin propósito.

Phiz. Master Humphrey´s clock de C. Dickens, 1840-41
"Phiz". Master Humphrey´s clock de C. Dickens, 1840-41
Lo que se desprende de estos artículos es una curiosidad insaciable que le lleva a interesarse por todo lo humano. Sus paseos insomnes en la noche londinense le acercarán a las puertas de la prisión de Newgate, ante las que evoca la triste suerte de muchos de los condenados, o al hospital psiquiátrico de Bethlehem, en el que reflexiona sobre la naturaleza de soñadores que los locos comparten con tantos llamados cuerdos, incluido el propio autor. Sus pasos le llevarán a los barrios olvidados, los suburbios miserables que retrata con irónico aire de fábula en “Vecindarios apartados”. Se ocupará de la suerte de los soldados heridos de guerra en “El cargamento del Gran Tasmania” o de los mormones emigrantes a Estados Unidos en “En ruta hacia el gran lago Salado”. Recordará sus visitas a la morgue parisina y sus recorridos en calesa por Francia y Suiza en “Viajar al extranjero”, los miedos de la infancia en “Historias de mi aya” o evocará con nostalgia su pasado a partir de los cambios que registra la ciudad de “Dullboroug Town”. Sus crónicas son un ejemplo de buena literatura y en ellas alienta la vehemencia narrativa, el humor y la compasión que alimentan sus mejores novelas.

De su infatigable energía da muestra la enorme producción de su prosa en novela y crónica periodística, ensayos y libros de viajes, su labor como conferenciante a favor de las reformas sociales, sus multitudinarios recitales de lectura, su implicación en distintas obras caritativas y su aventura como empresario teatral; y aún tuvo tiempo de engendrar diez hijos y  mantener un apasionado affaire con la joven actriz Ellen Turner.

Fue glorificado en vida aunque la reacción crítica contra la novela victoriana lo condenó por lo que consideraba estilo descuidado y sentimentalismo demagógico. Más recientemente se ha recuperado su figura como apasionado narrador e inagotable creador de personajes  inolvidables. Bernard Shaw afirmó que "la indignación que Dickens promovió se ha difundido y profundizado hasta tornarse un convencido rechazo de toda la estructura industrial del mundo moderno". En esto fue fiel a sus terribles experiencias fabriles en la infancia y a lo que sus ojos contemplaron en las calles de Inglaterra o Francia.

Desgraciadamente, siguen sobrando motivos para la indignación en este injusto mundo nuestro. Pero, por hoy, disfrutemos de la felicidad de leer a Dickens.


Dickens, Charles. El viajero sin propósito. Madrid: Gadir, 2010.Traducción y prólogo de Pedro Tena. 194 p. 

3 comentarios:

  1. Gran novelista, gran creador de historias. Excelente información sobre él la que se da aquí.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Saludos y muchas gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  3. Hola Amparo:
    ¿Te gustaría hacer una crítica literaria de una novela policial?
    El autor es conocido mío y está dando sus primeros pasos en el mundo de la literatura.
    Te detallo un par de links desde donde puede descargarse gratis el libro completo.

    http://blogsdelagente.com/danblue/files/2012/01/Novela-Policial-El-Angel-de-la-Muerte-Dan-Blue-V_1.9.pdf

    http://www.bubok.com.ar/libros/197386/El-Angel-de-la-Muerte

    Atte, Daniel.

    ResponderEliminar